Sonora es un ejemplo de desigualdad en Derechos Humanos

Por Fabiola Díaz de León @escdesenoritas

Los Derechos Humanos deben ser aplicados a todxs por igual. Esta semana que pasó estuvo sobre la mesa la aprobación del matrimonio igualitario en Sonora y, de nuevo, fue rechazada con argumentos insulsos que indican que no puede ser aprobada la iniciativa porque en una consulta de 5000 personas la mayoría se manifestó en contra de su aprobación. 

Grupos de activistas LGBTQIA+ indicaron que en la marcha del orgullo del año en curso se registró, con todo y la pandemia, una afluencia de 6000 personas. Esto para descalificar la consulta con un menor número de participantes. 

Cabe señalar que la SCJN ya declaró inconstitucional que el matrimonio sea privativo de un hombre con una mujer, pero poco más de una decena de Estados permanecen sin acatar la sentencia. 

En 2010 con la CDMX aprobando el matrimonio igualitario México fue el último país en el norte del continente en aplicarlo y el primero en Latinoamérica en dar el sí, poco después fue aprobado en Argentina. 

Los Derechos Humanos no pueden quedar sujetos a consultas ciudadanas, son irrenunciables. Si una parte de la población goza de un derecho, el resto debe contar con la misma garantía. La idea es fundamentalmente llegar a un piso parejo de privilegios ante la Ley. 

Un ejemplo sencillo es que todxs lxs mayores de 18 años pueden votar. De igual forma se pueden casar, abrir una cuenta de banco, tener derechos y obligaciones mercantiles, hacer uso de sus bienes libremente, etc. ¿Por qué en Sonora las parejas heterosexuales mayores de 18 años pueden casarse y los homosexuales no? Definitivamente esto no está reflejando un piso parejo de oportunidades en esa entidad federativa. 

Para hacer presión en el congreso estatal debemos actuar como comunidad y generar un bloque común apoyando las medidas de la comunidad sexo divergente de Sonora, y de todos los Estados que no han hecho las modificaciones de su código civil, para que las parejas del mismo sexo gocen del derecho al contrato matrimonial. Si la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya sentenció como inconstitucional su inexistencia ¿de qué se pueden jactar los congresos locales para no acatarla?

La acción civil para apoyar a la comunidad LGBTQIA+ de Sonora puede ser amplia y eficaz si dejamos de consumir productos y empresas de Sonora, si podemos dejar de consumir sus productos es más fácil que su reticencia hacia el matrimonio igualitario sea disuelta y se abran las puertas a otras garantías en la agenda de la diversidad como la Ley de Identidad de Género y tantas otras más.

Post Author: anodis