La Respuesta que nos Debe Puebla #LeyAgnesYa

Por Fabiola Díaz de León @escdesenoritas

Para Agnes In Memoriam

​¿Quién fue Agnes Torres? Ella fue una psicóloga egresada de la Universidad de Veracruz, investigadora y activista por los derechos de la diversidad y los derechos humanos que impactó en la legislatura de su natal Puebla y cuya lucha a 9 años de su transfeminicidio sigue sin ser ganada. 

​Nace el 23 de marzo de 1983 y muere el 9 de marzo de 2012. Fue encontrada en una cuneta con señas de tortura y sin vida. Se realizaron 3 marchas exigiendo justicia para ella en Puebla, Veracruz y México. No alcanzó a cumplir 29 años, murió a días de cumplirlos, a los 28. 

​En su corta vida logró mucho y su muerte parece que pudiera lograr más, pues 9 años más tarde la Reforma que ella propuso para que su estado reconozca la identidad jurídica de las personas sexo divergentes está sobre la agenda que suscribieron para la actual legislatura de Puebla (entre ellos MORENA). Se la conoce como la #LeyAgnes. Sus feminicidas a lo largo de los años han alcanzado hasta 35 años de condena, el último, el autor intelectual, fue aprehendido y había sido su pareja sentimental. El resto simples autores materiales, asesinos, sicarios, matones. Las condenas crecieron 13 años cuando se logró tipificar su homicidio como crimen de odio. Legalmente deberíamos de aplicar el Feminicidio, todavía más lejos, el Transfeminicidio, término que aun no existe en el código penal ni Federal ni Estatal y que es una de las muchas negligencias y omisiones del Estado con respecto al Feminismo y su intersección con los derechos LGBTQ+ y las infancias trans. 

​Ya son 13 los Estados de la República Mexicana que reconocen la Ley de Identidad de Género. Puebla sigue entre los 19 que restan. Puebla el que está en la mesa de los legisladores en la actualidad. ¿Pero qué pasa? Que la batalla entre el Feminismo y el Transfeminismo se coloca al centro de la jugada. Y no son “el Feminismo”; son grupos que se califican como radicales y que, entiendan como lo entiendan, no están leyendo el Artículo 1o de la Constitución vigente y que al rechazar al Transfeminismo y focalizar ataques a personas sexodivergentes en Puebla no solamente van contra los fundamentos del Feminismo en sí, sino que no cumplen con el marco jurídico al discriminar, lo que ya califica como delito. Su presión ante los legisladores poblanos para que la #LeyAgnes no se apruebe aun estando suscrita en la agenda de varios Partidos; sus batallas miopes y desarticuladas pero muy organizadas reflejan un pensamiento fascista. Así como los nazis vieron en grupos étnicos una amenaza inventada que llevó al genocidio de millones con la complicidad de todo el pueblo, así atacar al grupo vulnerable, minoritario, pauperizado de las divergencias sexogenéricas (hombres, mujeres y personas no binaries) que en 19 entidades federativas no pueden alcanzar su personalidad jurídica elegida argumentando que ese derecho es “el borrado de mujeres” no entienden que el hecho de que [email protected] adquiera un derecho no le resta derechos al resto que ya cuenta con ellos. Que las mujeres trans nos van a “violar con sus penes femeninos” es una paranoia que habría que documentar caso por caso. Porque los judíos crucificaban y comían niños, los de origen africano eran animales, no humanos como los blancos, que sólo servían de esclavos. ¿No suena como Trump al referirse a los ilegales o a los que comulgan con el Islam? Son discursos violentos fundamentados en teorías del espejismo del odio de ciencias caducas. Discursos que no se sostienen en nada que no sea el prejuicio. 

​Grupos que se autodenominan Feministas se manifiestan frente al Congreso de Puebla exigiendo que la #LeyAgnes no se discuta ni vote. Milenio suprime una publicación de Laurel Miranda al respecto @laurelyeye, mujer trans y SEO de Milenio. Ven un grupo de encapuchadas y piensan ¡El Feminismo! Ese puñado de despistadas no son EL FEMINISMO son un puñado de norteadas en su FEMINISMO. Así como cada quien entiende su vida, cada feminista entiende su FEMINISMO. No hay uno, hay miles, con puntos en común y en contra, donde se establecen acuerdos y se dan desacuerdos. Cada mujer se asume feminista o no, pero los derechos que gozan (tener una cuenta en el banco, el voto, ser votadas…) son para todas las mujeres Cis y Trans por igual, adquirimos personalidad jurídica de ciudadanas con igualdad ante la ley. Ante el Estado. Fundamentada en nuestra Acta de Nacimiento. La #LeyAgnes pide eso, que Puebla le dé a las y los trans esa congruencia ciudadana con su identidad elegida. ¿Qué derecho le puede restar eso a alguien más? Parafraseando al gran Don Luis G. Basurto: Cada quien su Acta. O todavía más actual: Cada quien sus derechos. Mis derechos no le quitan derechos a nadie. El activismo se trata de lograr la igualdad de derechos para uno o más grupos. No los propios. Los de lxs otrxs. 

​Los grupos excluyentes de la género divergencia o de lo queer, la LGB, que es un purismo de la sexo divergencia, tienen toda la libertad de hacer sus postulados. El día del Orgullo marcharán codo a codo, delante o atrás con todo el espectro de la diversidad. Lo mismo el Feminismo, el 7M, el 8M y el 9M convocará a la totalidad. Y no hay una policía ni LGBTQ+ NI FEMINISTA QUE LES IMPIDA EL PASO Y MENOS AL SERVICIO DE INTERESES DE GRUPOS ESPECÍFICOS. 

Esta es una columna de opinión y yo convoco a los y las legisladoras a la congruencia que firmaron sus PARTIDOS al suscribir la #LeyAgnes y la Ley de Identidad de Género, no a que los medios o los diputados tiemblen ante las vestiduras moradas de nadie. Mal por MILENIO, y mal por el FEMINISMO ANTIDERECHOS. Eso es una contradicción.

Post Author: anodis