JK Rowling y las consecuencias de sus actos

Por Fabiola Díaz de León

JK Rowling a emprendido una cruzada contra la comunidad de divergencia sexo genérica que le ha robado tiempo, dinero y prestigio. Aun así ella insiste en sus embates de discurso de odio contra una población vulnerable escudada en su derecho a la libertad de expresión.

Ha creado una página con memorabilia (tazas, prendedores, etc.) con mensajes transfóbicos. Sostiene una y otra vez que las mujeres trans son un peligro para las mujeres y que los hombres trans no pueden definir su género. Postula que sus personalidades elegidas son “Falsas” y cada vez se mete en más de esos líos en la cabeza. Bueno, sobre las infancias trans ni hablemos, ella aboga por terapias de conversión para ellxs. Terapias que están prohibidas en muchos países, entre ellos varias entidades de la República mexicana. (ECOSIGS)

​No podemos olvidar que ella vive en Reino Unido donde la legislación sobre los derechos trans es muy clara y muy férrea en su aplicación. Se compró la lucha de una fulana que ni me acuerdo como se llama ya y que ni la voy a buscar porque no merece más notoriedad de la que en su momento tuvo; esta seño trabajaba en una compañía inglesa y tenía una compañera que había transicionado a la que no dejó de hablarle por su nombre de nacimiento y no el elegido en su trámite de cambio de personalidad jurídica, su nombre y sexo destino o escogido por ella. La persona en cuestión se sintió agredida y discriminada con justa razón y levantó una queja formal contra la fulana que resultó en que la despidieran. 

​Corte directo: arde twitter con esta mujer original de horchata y no solo Rowling, muchas personas que gozan de fama o poder le dieron la razón a ella porque una mujer biológica no tiene porqué perder su empleo por “culpa” de una mujer trans por el simple hecho de tener la osadía de llamarla por su nombre original que pues si te pasas las leyes y su nueva personalidad jurídica y la realidad de tu país por entre las extremidades inferiores y no creces a la par con la normativa vigente del país donde vives en el que ese acto se considera un delito suficiente para que la justicia asistiera a la quejosa dejando a la necia desempleada le dio toda las bases para aseverar que eso era injusto, que las leyes son injustas y agreden a la mujer (la corrida) por el simple hecho de decir la verdad. 

​¿Qué verdad? Si yo quiero llamarme Fabiola o Licuadora la única verdad es la mía. Nadie tiene autoridad sobre nadie para determinar qué personalidad jurídica quiere detentar. Si la ley lo permite es verdad ante la persona que lo solicita y cualquier uso oficial que le dé a su documento de identificación como ciudadanx.

De ahí que JK se comprara la bandera de por estar “defendiendo a las mujeres” hay que excluir a las “falsas mujeres y hombres”. Más Papista que el Papa. Pero la historia le está cobrando la cruzada que está destinada al fracaso.

Un colegio en Reino Unido, The Seaford Head School, que tiene 4 dormitorios nombrados por el consejo estudiantil (estudiantes entre los 11 y los 16 años) como Winston Churchill, Florence Nightingale, Nelson Mandela y JK Rowling; han decidido renombrar sus dormitorios para sacar a JK por su discurso de odio hacia la comunidad sexo divergente. De paso a Don Winston no lo bajan de racista y de supremacista racial, con Florence no hay problema, aunque haya sido la enfermera fundadora de la cruz roja y la lesbiana más de clóset de su época, ni con Mandela pero por la ley de o todos coludos o todos rabones van los 4 para afuera. Cambiarán los nombres por inspiraciones de paisajes o cualquier cosa que no aluda a un héroe porque aun después de muertos, como en el caso de Don Winston, pues se les asoman las costuras de la historia y pues no es congruente con los valores de una casa de estudios en este momento histórico en el Reino Unido. Los estudiante de la Seaford Head School en UK ya la quitaron de sus dormitorios. La juventud de dará tu lugar en la historia que les pertenece.

Un galardón menos para JK por fanática y tóxica. Diría mi muy maricona, católica y sabia madre, José Antonio Alcaraz: “Me alegro, Dios te castigó.”

Post Author: anodis