La comunidad LGBTTTI pone a prueba a los partidos

Por Rodrigo Vera

Luego de que el INE determinó, mediante una acción afirmativa, que los partidos políticos deben postular candidatos de la diversidad sexual para las elecciones del próximo 6 de junio, la comunidad LGBTTTI ya tiene sus candidatos a gubernaturas, alcaldías, diputaciones federales y locales, entre otros puestos de elección popular.

Algunos de estos aspirantes –quienes abiertamente se asumen como homosexuales, lesbianas, transexuales– ya adelantan que, de ganar los cargos por los que compiten, impulsarán reformas legislativas y políticas públicas encaminadas a defender los derechos humanos de esta minoría que históricamente ha sido discriminada. 

Daniel Santos Rodríguez, vocero del Frente Nacional por la Diversidad (FND), el cual aglutina a alrededor de 60 organizaciones del país, comenta: “Para nosotros representa un avance esta acción afirmativa del INE, ya que visibiliza por lo pronto a las personas de la diversidad que están compitiendo por un cargo de representación política, colocándolas en el debate público por su condición de candidatos.

“Y de ganar esos puestos, el objetivo es que impulsen la agenda de derechos humanos en materia de diversidad sexual, con el apoyo de personas que, sin pertenecer a la comunidad LGBTTTI, han sido nuestras aliadas políticas.”

–¿Cuáles son los principales temas incluidos en esta agenda de ustedes? 

–Sigue estando el reconocimiento legal al matrimonio entre personas del mismo sexo, el cual, aunque tiene avances muy importantes, es un tema que no está agotado, necesitamos impulsarlo sobre todo en los congresos estatales.

“También está el tema de la discriminación laboral, principalmente contra las personas trans, por ser las que más sufren para acceder al mercado del trabajo. Otro tema pendiente en nuestra agenda es lograr que se reconozca la identidad de género, sin que se necesite más trámite que la manifestación de la voluntad de la persona. 

“Igualmente, se tiene que definir muy bien la actuación de los ministros de culto, pues sus discursos de odio contra nuestra comunidad son como un combustible que está disparando los crímenes por homofobia. Sus justificaciones ideológicas llevan a la comisión de delitos.

“Y obviamente, nos falta avanzar en la tipificación de los crímenes de odio, en diseñar políticas públicas que permitan prevenirlos y sancionarlos, así como dar atención a las víctimas. Por ejemplo, hace falta que la Ley de Víctimas contemple procedimientos adecuados que respeten la orientación sexual y la identidad de género.”

Santos Rodríguez indica que, hasta el momento, el PRD es el partido que con mayor transparencia ha informado sobre su número de candidatos LGBTTTI, los nombres de cada uno de ellos y los puestos por los que compiten. “El PRD ha hecho el trabajo más completo en cuanto a sistematizar esta información”, dice. 

En efecto, en una conferencia de prensa el pasado 28 de abril, el PRD dio a conocer los nombres de sus 27 candidatos de la diversidad, que están compitiendo por siete diputaciones federales, 11 locales, dos presidencias municipales, seis regidurías y una concejalía.

Y destacó el caso de su candidato Gerardo León, un activista homosexual que contiende por la Presidencia Municipal de Guadalajara, una de las principales ciudades del país.

El director nacional de la Diversidad Sexual del PRD, actual candidato gay a una diputación federal en la Ciudad de México, Antonio Medina, señaló en la conferencia que uno de los objetivos principales es promover los cambios legislativos para que “el matrimonio civil igualitario se reconozca en todos los estados”.  

Medina recordó que su partido impulsó el reconocimiento al matrimonio gay en la Ciudad de México y ha defendido los derechos humanos de esa comunidad, mediante acciones legislativas que se realizan en las entidades.

Indicó que el PRD está abierto a las distintas organizaciones lésbico-gay, al grado de que la mitad de sus 27 candidaturas salieron de las organizaciones civiles, y la otra mitad de la militancia del partido.

Por su lado, el partido Redes Sociales Progresistas dio una gran sorpresa al lanzar como candidata a la gubernatura de Zacatecas a una mujer transexual, Fernanda Salomé Perera Trejo, quien sin embargo anunció el viernes 21 que declinará a favor del candidato de Morena, David Monreal.

Morena no se quedó atrás y postuló a una diputación federal a otra mujer transexual, María Clemente García Romero, cuyo objetivo, ha dicho, es llevar al Congreso de la Unión “las demandas de las minorías históricamente olvidadas” y también atender las causas de la diversidad sexual para “revertir” su situación de desigualdad.

García Romero. Por una curul local. Foto: Facebook

Mientras que Movimiento Ciudadano lanzó al homosexual Daniel Preciado como su candidato a la alcaldía de Tepalcatepec, Michoacán, ubicada en una peligrosa zona dominada por el narcotráfico.

Pero Preciado sabe lidiar con el crimen organizado, pues pertenece al grupo de autodefensas de Tepalcatepec. Se formó con los jesuitas en el ITESO de Guadalajara, donde obtuvo una licenciatura en ciencias políticas y gestión  pública.

Información difícil de comprobar

La acción afirmativa del INE, mediante la cual pide postular candidatos de la diversidad sexual, se emitió el pasado 15 de enero. Indica que los partidos deben postular “al menos dos fórmulas de candidaturas integradas por personas de la diversidad sexual en cualquiera de los 300 distritos que conforman el país, de mayoría relativa. Y una fórmula por el principio de representación proporcional, la cual podrá postularse en cualquiera de las cinco circunscripciones, debiendo ubicarse en los primeros 10 lugares de la lista”. 

Sin embargo, debido a sus principios de inspiración cristiana, el PAN y el PES han sido renuentes a acatar la disposición del INE. “Estos partidos tienen muchas reservas que no nos permiten saber si realmente tienen estas candidaturas. El PAN ha llegado a argumentar que, por ser ‘información muy sensible’, no proporciona datos sobre sus candidatos, siendo que debe ser al contrario; esa información debe hacerla pública”, señala Santos Rodríguez.

–¿Esto hace difícil saber el total de candidaturas LGBTTTI que tienen los distintos partidos políticos?

–Sí, así es. Es difícil cuantificar su número exacto por esta y por otras razones. Por ejemplo, hay candidaturas de este tipo que no surgieron por la acción afirmativa del INE, sino en función del trabajo político que con anterioridad ya estaban realizando candidatos homosexuales o lesbianas, de manera que son candidaturas de la diversidad, pero no están registradas como tales. O también puede ser que algunos partidos hayan registrado como candidatos LGBTTTI a gente que realmente no lo es, y lo hicieron solamente para cumplir con el requisito electoral.

El vocero del FND concluye: “En fin, al terminar el proceso electoral tendremos datos más precisos sobre estas candidaturas y haremos una reflexión exhaustiva para analizar si nos funcionó o no la acción afirmativa, si nuestros candidatos estuvieron en lugares competitivos… y para irnos preparando para las elecciones de 2024”.  

Fuente: Proceso

Post Author: anodis