Era complicado aceptarse como homosexual

Un activista ¿nace o se hace? En el caso de Benjamín Callejas Hernández, una experiencia personal lo llevó a trabajar a favor de la comunidad LGBTTTI. “No buscamos privilegios, solo tener los mismos derechos que los demás”, expresa quien confiesa a veces tener miedo y saber que es una persona incómoda para el sistema.

“He recibido llamadas de números privados o desconocidos donde dicen que somos una aberración de Dios, que no merecemos estar vivos, que nos vamos a ir al infierno y que por eso nos pasa lo que nos pasa”. El ser figura pública, enfatiza, le hace estar expuesto a personas desequilibradas.

Con 46 años de edad, el nutriólogo y maestro en gobierno y administración pública no se vislumbra en el futuro al margen de la lucha social. No, porque enfatiza que en los últimos cinco años se han abierto 130 carpetas de investigación por crímenes de odio por homofobia en Veracruz y solo dos casos han sido resueltos.

Tampoco se ve fuera porque, expone, en el primer trimestre de 2021 ya van cinco asesinatos y porque en la pandemia, cinco de seis niños que pertenecen a la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual han recibido “bullying”.

“Hay estadísticas que indican violencia por orientación sexual de parte de la misma familia. Hemos recibido notificación de que los niños reciben más acoso por parte de sus familiares ahora que están en confinamiento”.

EDUCACIÓN

El presidente de la Coalición Estatal LGBTTTI-Veracruz, que aglutina a 60 colectivos de la entidad, afirma que no claudicará porque aún están pendientes los derechos civiles y políticos para esta población y lograr una educación libre de homofobia y transfobia desde las escuelas.

La educación, puntualiza, es un factor de cambio hacia una cultura de derechos humanos para una igualdad sustantiva, la cual indica que no debe haber discriminación ni diferenciación entre las personas por su la orientación sexual o identidad de género.

“Mientras no se hable de esto con naturalidad en el aula y mientras no se capacite a los docentes, que somos formadores del alumnado, va a continuar la resistencia a estos temas”, enfatizó.

Y es que Benjamín Callejas considera que la sociedad en general los sigue viendo como “los locos que quieren cambiar el mundo por una ideología de pensamiento”, cuando la realidad es otra.

“Está comprobado que nuestro movimiento, nuestra orientación sexual, nuestra identidad sexogenérica, no es ninguna ideología, se trata de una condición y un estilo de vida que deben ser respetados”.

Benjamín cree que la sociedad no ha aprendido a vivir con respeto hacia todas las personas. Aún más, le parece que la solidaridad, el respeto y la empatía se han perdido: “En redes sociales se nota un discurso de odio a la comunidad LGBTTTI, pero también a todas las demás personas”.

ACTIVISMO PROPOSITIVO

Benjamín Callejas se define como una persona plena, que no se mete con nadie, que no daña a nadie y, a pesar de ello, se ha vuelto objeto de descalificación. Sin embargo, cree que es el precio que debe pagar por generar resultados.

Afirma no buscar protagonismos ni tampoco ser un activista de simulación. No demerita ningún tipo de activismo porque “todo suma, toda abona”, pero sí cree importante que quienes se vayan a dedicar a esto, más allá de su causa, consideren estudiar y prepararse.

“Hay que dar el paso del activismo de señalamientos al activismo de propuestas. La argumentación jurídica es lo que nos dará ventaja sobre las otras personas”, apunta.

Acerca de cuáles piensa que son las características ideales de un luchador social, enumera: ser empáticos con la problemática; no tomarse nada a pecho, y aprender el arte del diálogo y el consenso, de la no confrontación, “porque la confrontación con la gente del poder no lleva nada”.

“No significa que no se señalen las cosas que estén mal. Sí estoy a favor de las marchas, de la rueda de prensa para exponer algún asunto, pero también de presentar propuestas y conducirse con argumentación jurídica”.

CULTURA DEL ESFUERZO

Nativo de Xalapa, Veracruz, comparte en entrevista haberse forjado en la cultura del esfuerzo. El cuarto de cinco hermanos es hijo de un padre dedicado a la albañilería y una madre ama de casa, de quienes habla con orgullo porque, a pesar de las carencias económicas, le dieron las bases para trabajar, asumir responsabilidades y conducirse con respeto.

En el ambiente de una colonia popular, rememora que transcurrió su infancia, la cual no estuvo exenta de comentarios que en su momento no entendía.

“Mis hermanos me sobreprotegían porque los demás niños notaban en mí cierto amaneramiento y, en su honestidad, hacían comentarios; los más agresivos me decían maricón”.

Benjamín recuerda que en secundaria todo se acentuó. Incluso hubo agresiones físicas, las cuales lo volvieron introvertido y distraído, pero logró salir adelante, a pesar del “schock” emocional y de que tenía que trabajar para poder solventar algunos de sus gastos.

Ayudante de albañilería, vendedor de productos por catálogo, todo servía para continuar estudiando. Así llegó a Nutrición, donde también trabajó y estudió. Al egresar, empezó a destacar y obtuvo puestos en distintos institutos, en diferentes partes del estado. También hizo un posgrado y se dedicó a la docencia.

Ya con una orientación sexual definida, una pareja y vida estable, recibió la noticia de que un tumor se había alojado en su cerebro. En el proceso de sanación, su relación concluyó luego de 10 años, tiempo en el cual Benjamín invirtió económicamente en la casa de su compañero, con la idea de que envejecerían juntos.

En una racha en la que perdió su empleo, lo que consideraba su patrimonio y a su pareja, nació el activista, primero por hacer visible la urgencia de la legalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo, con los derechos y obligaciones que eso conlleva.

Abogar por los derechos civiles se volvió su causa, pero ésta se fue ampliando conforme se acercó a la comunidad y conoció a profundidad la problemática.

Elegido de manera unánime en 2016 como presidente de la Coalición Estatal LGBTTTI-Veracruz, Benjamín dice convencido que continuará con la promoción y defensa de los derechos, así como en incidir desde lo legislativo. Manifiesta con orgullo que cada día reafirma su vocación de servicio y su ideal

Post Author: anodis