El desabasto de antirretrovirales también es un acto de homofobia

Por Alaín Pinzón @alainwho

La epidemia de VIH en México se concentra en algunas poblaciones epidemiológicas o “clave” una de estas poblaciones y la que ha sido mayormente afectada por el VIH y el sida son la comunidad de hombres que tienen sexo con hombres.

Muchos de estos hombres se asumen como homosexuales. En México, desde el año 2001 tenemos -gracias a las luchas de muchas personas activistas- acceso al medicamento antirretroviral de forma gratuita en todas las instituciones de salud en México.

A partir de ese acceso gratuito las instituciones de salud iniciaron también con compras, logística y cadena de suministro para que en todas las instituciones hubiera medicamento antirretroviral. Sin embargo, eso no ha pasado.

En la mayoría de las instituciones de salud hay un grave problema de abasto de medicamentos antirretrovirales. Algunas personas de forma ingenua creen que es un problema aislado, un problema en la cadena de suministro o un problema al respecto de la disponibilidad del mismo medicamento.

Sin embargo, habemos personas, que tomamos en cuenta a estas poblaciones clave y pensamos que al final del día somos una minoría, una minoría que aun en las esferas institucionales no somos bien vistos, por el prejuicio. Por lo estigmas y por la ignorancia. 

Esos prejuicios permean nuestro acceso. Si todas las personas en el ramo médico, en la admiración pública en materia de salud saben que el VIH es una condición de salud que requiere de medicación PERMANENTE, DIARIA Y CONTINUA. ¿Cómo explicamos el desabasto?

¿Cómo explicamos el miedo que existe en miles de usuarios en todo el país al acercarse a las farmacias y que siempre se tema a que nos digan, “no hay, llame el lunes” “todavía no llega”?

¿Cómo se explican los cientos de recetas no surtidas mes con mes en el sistema del Instituto Mexicano del Seguro Social?

¿Cómo explicamos que sean los mismos médicos los que dan recetas para surtir días y en ocasiones semanas después de que el frasco de medicamento se acaba? 

Para muchas personas como yo la respuesta es simple: NO LES IMPORTAMOS. Porque al final somos esos maricones, esos jotos que son una minoría que no importa, esos que tienen VIH porque andan de “promiscuos” como nos escriben constantemente en rede sociales. Al final son nuestras vidas las que se afectan, nuestra salud mental. 

 Y es el fondo de ese prejuicio y fobia el que no nos permiten siquiera pertenecer de forma constante a los servicios de salud, tantos tramites que afectan la adherencia, tantas malas caras del personal de enfermería, tantos prejuicios que hay que aguantar de parte de los médicos que llevan nuestro seguimiento.

La realidad en este país para las personas que vivimos con VIH se ha convertido en una constante queja, en un constante miedo al recoger meidcamento en las farmacias, en un constante defender nuestra vida en los consultorios, en una constante lucha por nuestra dignidad.

Si este país en la administración que sea, en las instituciones de salud no tiene medicamentos antirretrovirales a tiempo es porque no le interesan la vida de las personas que lo vivimos, y la gran parte de quienes lo vivimos somos homosexuales. 

Post Author: anodis