Denuncia ONG desabasto de antirretrovirales en CDMX

Personas que viven con VIH denunciaron que en varios hospitales de la Ciudad de México y otras partes del país se registra, desde inicios de año, un desabasto intermitente de medicamentos antirretrovirales, que empeoró a partir del segundo semestre y entró en una fase crítica en octubre y noviembre.

“Los medicamentos llegan a faltar, por una, dos o más semanas, luego se regulariza y se vuelve a presentar el problema”, declaró Luis Adrián Quiróz, presidente de la organización Salud, Derechos y Justicia al dejar en claro que este tema no ha sido resuelto y representa un riesgo inminente para la salud y calidad de vida de los pacientes, quienes puede desarrollar resistencia farmacológica.

Al señalar que hay instituciones de salud que registran una problemática más crítica que otras, Luis Adrián Quiroz mencionó el caso de los hospitales 1 de Octubre y Fernando Quiroz del ISSSTE en la Ciudad de México, así como, en Ciudad Juárez, Chihuahua; el Hospital Ixtapaluca de la zona del Valle de México y Yucatán, entidad que ya se ubica en el tercer lugar en muertes acumuladas por VIH en personas que tienen derechohabiencia.

Explicó que a raíz de las fallas que ha presentado el acuerdo INSABI-UNOPS para cubrir el abasto y distribución de medicamentos en el país, las autoridades de salud dieron la instrucción de que los directores de cada hospital hicieran sus propias compras; sin embargo, esto no ha sido posible hacerlo de forma exitosa y homogénea, debido a la falta de experiencia en esta materia.

“Esto trajo un problema diferenciado en el ISSSTE, con distintos niveles de desabasto de medicamentos”, indicó Luis Adrián al señalar que el caso del IMSS es distinto, porque ya se compraron los medicamentos, pero aquí lo que ha fallado es la cadena de suministro, para hacerlos llegar oportunamente a todos los hospitales.

Cuestionado sí ya está resuelto el problema en el Hospital 1 de Octubre, Luis Adrián Quiroz respondió: “yo no podría decir que está resuelto, solo medio se regularizó”, y abundó: “el problema es que no todos los directores de hospitales han asumido el compromiso de comprar los medicamentos, algunos lo lograron, otros tardaron tiempo en hacerlo y otros definitivamente no han comprado nada como es el caso de Yucatán”.

Señaló que la irregularidad en el abasto de medicamentos se ha registrado a lo largo del año, empezando con algunas claves como Dolutegravir, abacavir nebulina y tenofovir entrecetavina, con retrasos de una semana a 15 días, luego se normalizaba, pero el problema se agudizó a partir del segundo semestre del año y entró en una fase crítica en octubre y noviembre.

El problema está básicamente en la clave 43-96.01 que es tenofovir entrecetavina, que son la columna vertebral del tratamiento y el riesgo de no tener estos medicamentos es que las personas pueden generar resistencia

Luis Adrián Quiroz consideró que el problema de fondo es la mala planeación en los procesos de compra y distribución de medicamentos, que se agravó por dejarles la responsabilidad a los directores de hospitales, quienes a veces no tienen toda la experiencia para realizar las compras.

Indicó que el desabasto intermitente de medicamentos antirretrovirales puede provocar resistencia farmacológica en las personas que viven con VIH e incrementar los costos de tratamiento mensual de 5 mil hasta 35 mil o 50 mil pesos.

“El problema de resistencia, ya no es que tengas el medicamento, porque la resistencia puede ser a la misma clase de medicamento y, si una persona tomaba un fármaco ahora tendrá que tomar 10 y ya no va a tener una siguiente opción terapéutica y el agravamiento de la enfermedad”, explicó.

Recordó que el desabasto de medicamentos a finales de año ha sido una constante; sin embargo, ahora este tema es más complejo, porque actualmente la distribución ya no es del IMSS ni del ISSSTE, sino de seis empresas operadoras logísticas.

“Cuando se habla de desabasto, inmediatamente salen las autoridades a desmentir y decir que ya se compraron los medicamentos, y eso se debe a que no estamos poniendo nombre y apellido a la raíz del problema, que no es tanto de desabasto, sino de entrega oportuna”, declaró Luis Adrián Quiroz, quien recordó a las autoridades que la población, los derechohabientes y los pacientes no tienen por qué ser expertos en cadenas de suministro y procesos de compra de medicamentos.

“Los derechohabientes no tenemos por qué ser expertos en cadenas de suministro, sólo queremos ir cada mes a la clínica y recibir nuestro medicamento”, enfatizó el activista al señala que ahora, las deficiencias obligan a la ciudadanía a tener un alto grado de conocimiento de estos temas “para que no les vean la cara de What?”.

Post Author: anodis