Adopta matrimonio gay a dos hermanas para no separarlas

La pareja de Argentina que está junta desde hace 24 años, se convirtió en tema de conversación, luego de que se hiciera visible su noble gesto: adoptaron a dos hermanas que serían separadas para vivir con diferentes familias.

Aníbal y Gabriel son una pareja gay que se volvió noticia a nivel internacional, pues decidieron adoptar a dos hermanas con el objetivo de que no fueran separadas. Te contamos lo que sabemos de esta historia viral.

La pareja de Argentina, que está junta desde hace 24 años, se convirtió en tema de conversación luego de que se hiciera visible su noble gesto: adoptaron a dos hermanas que serían separadas para vivir con diferentes familias.

Todo comenzó cuando la pareja buscaba tener un hijo o hija. Pensaban que su familia creería a tres integrantes; sin embargo, el destino los llevó a ser cuatro personas.

Adoptaron tanto a Agustina como a Camila, de 7 y 11 años. Ambas fueron adoptadas por la pareja con el fin de que no fueran separadas.

Y es que aunque al inicio, ellos querían adoptar a alguien de entre cero y cinco años de edad, al enterarse de la existencia de las pequeñas hermanas decidieron cambiar de opinión.

“Yo le dije a Gabriel: ‘Nosotros tenemos 45 años, ¿cuánto tiempo más vamos a esperar? Vamos a terminar siendo abuelos de los chicos’. Y ahí pedimos ampliar el rango de edad para chicos más grandes”, indicó Aníbal al Clarín.

Sin embargo, la decisión la tomaron cuando regresando de vacaciones recibieron una notificación del juzgado. Les avisaron que tenían en adopción a dos niñas que tenían más edad a la que buscaban; además de que eran hermanas y que estaban a punto de ser separadas.

“Nos contaron la historia de las chicas y decidimos ir a conocerlas”, recordó.

Tras varios momentos de convivencia, decidieron adoptarlas. Además de que las adolescentes admitieron sentirse cómodas a su lado.

“La jueza nos contó que las chicas dijeron que se sentían muy bien con nosotros y que se querían ir a vivir con nosotros. Yo no podía parar de llorar”, contó Aníbal a Clarín.

Tras llevarse a cabo la adopción, la pareja contó que fue fácil adaptarse, pues las niñas jamás mostraron incomodidad u homofobia en su contra, pues rápidamente resolvieron. Uno fue llamado como ‘papá’ y al otro como ‘papi’:

“Subieron al auto y empezó otra etapa. La relación se afianzó con el tiempo, después de toda la primera fase, que no es fácil, viene la mejor parte. El primer día, Agustina en el hogar dibujó a la familia. Lo hizo a Gabriel, en el medio puso a ellas dos y en el otro lateral a mí. A Gaby le puso ‘papi’ y a mí me puso ‘papá’. Ellos resuelven fácil’, concluyó Aníbal.

Post Author: anodis