Revela encuesta que 1 de cada 5 adultos jóvenes asegura no ser heterosexual

Un número cada vez mayor de adultos jóvenes se identifica como no heterosexual (es decir: no les atrae el sexo opuesto), ni tampoco cisgénero (su género no corresponde al de nacimiento), según una nueva encuesta global realizada por Ipsos.

Los resultados, publicados este miércoles, se basan en encuestas realizadas por internet a más de 19,000 personas en 27 países. Las edades de los encuestados van desde los 16 o 18 años (según el país) y los 74. Las encuestas se realizaron en los idiomas de cada nación.

Los encuestados de la llamada Generación Z, quienes nacieron después de 1997, mostraron casi cuatro veces más probabilidades que los mayores de 40años (un 4% comparado con un 1%) de identificarse como personas transgénero, no binarias, de género no conforme, de género fluido u “otro”.

También fueron el grupo de edad más propenso a asociarse con una identidad diferente a la heterosexual. En general, el 9% de los encuestados se identificaron como lesbianas, gays, bisexuales, pansexuales, omnisexuales o asexuales. En el caso de los de la Generación Z, la cifra fue el doble: un 18%.

Encuestas anteriores realizadas entre jóvenes estadounidenses también han apuntalado este fenómeno: en una encuesta de Gallup el año pasado, el 5.6% de los encuestados estadounidenses en general se identificaron como lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o queer, mientras que el 16% de los de la Generación Z dijeron ser LGBTQ.

“Los patrones que vemos en Estados Unidos definitivamente no son exclusivos de Estados Unidos”, dice Nicolas Boyon, vicepresidente senior de asuntos públicos de la encuestadora Ipsos, sobre esa mayor tasa de fluidez sexual y de género entre la Generación Z. “Es un fenómeno global”.

A nivel mundial, el 1.4% de los encuestados se identificaron como minorías de género. Y Suecia (2.9%), Alemania (2.5%) y Argentina (2.3%) mostraron los porcentajes más altos de encuestados que se identifican como transgénero, no binarios, de género no conforme, de género fluido u “otro”.

Sudáfrica (0.3%) y Bélgica (0.5%) tuvieron los porcentajes más bajos.

India (17%), Brasil (15%) y España (12%) tuvieron los porcentajes más altos de encuestados que se identificaron como no heterosexuales. Mientras, China y Corea del Sur tuvieron los más bajos.

Casi la mitad dijo que conoce a alguien LGBTQ

A nivel global, el 42% de los encuestados dijo que tiene un pariente, amigo o colega gay o lesbiana, mientras que el 24% aseguró que conoce a alguien bisexual.

El 10% dijo que conocía a alguien transgénero, y el 9% dijo que conocía a alguien no binario, de género no conforme o de género fluido.

Las mujeres fueron las que más dijeron conocer personas LGBTQ.

En Brasil, el 66% informó tener un pariente, amigo o colega gay o lesbiana, pero en Japón y Corea del Sur, la cifra fue solo del 7%.

Cuando se les preguntó si defendían abiertamente a las personas LGBTQ, casi un tercio de todos los encuestados en todo el mundo dijeron que sí. De manera consistente con otras encuestas, la de Ipsos encontró que la Generación Z es mucho más abierta que las generaciones anteriores: el 40% de sus integrantes dijeron que se han pronunciado en contra de los prejuicios sobre la comunidad LGBTQ.

El 11% de los encuestados en los 27 países informaron haber asistido a una boda entre personas del mismo sexo, desde más del 20% en México y Argentina hasta el 1% en Rusia.

La encuesta indagó sobre la participación en eventos pro-LGBTQ, como las marchas del Orgullo. A nivel mundial, el 13% de todos los encuestados dijo haber asistido a un evento de este tipo. En Australia, más del 20% informó haber asistido a un evento en apoyo de los derechos LGBTQ, pero en Rusia, solo el 1% lo hizo.

“No me sorprende que Rusia tenga esos números”, comenta Emil Edenborg, profesor asociado de la Universidad de Estocolmo y experto en el tema. Edenborg, quien no participó en la encuesta, dijo que el bajo nivel de asistencia a los eventos del Orgullo en Rusia se debe, en parte, a la llamada ley rusa contra la propaganda gay.

“Los desfiles del orgullo gay están prohibidos en Rusia desde 2013, al igual que las expresiones públicas a favor de los derechos LGBT”, dice.

La ley no solo aplica a los activistas, según Edenborg, sino también a las redes sociales y a cualquier tipo de información que se distribuye, incluida aquella sobre educación sexual.

“El efecto más dañino de esta ley es la forma en que afecta a los jóvenes”, agrega. “Realmente ha impuesto una forma dura de censura a los jóvenes, especialmente limitando su capacidad para hablar sobre su sexualidad e identidad de género”.

Matrimonio igualitario y derechos parentales

La encuesta encontró que la mayoría a nivel global está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. En solo dos de los 27 países encuestados, Rusia y Malasia, los investigadores encontraron mayorías que piensan de la manera contraria.

Edenborg dice que el matrimonio entre personas del mismo sexo se ha convertido en un tema de naturaleza política en Rusia.

“El matrimonio entre personas del mismo sexo y la crianza de los hijos han sido las principales características del discurso homofóbico y estigmatizador del estado. Esos temas se han destacado como las mayores amenazas”, cuenta.

En todo el mundo, es más probable que las mujeres apoyen el matrimonio entre personas del mismo sexo que los hombres. Desde la última encuesta global de opinión de Ipsos sobre el tema, en 2013, no ha habido una caída en este apoyo en ningún país. De hecho, hubo un crecimiento en la mayoría de las naciones, y Estados Unidos estuvo en segundo lugar con el crecimiento más alto, después de Argentina, donde el apoyo creció en un 25%.

Los países latinoamericanos demostraron niveles relativamente altos de apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo: el 82% de los encuestados en Chile y el 76% en México dijeron estar a favor de este o algún tipo de reconocimiento legal para las uniones entre gays y lesbianas.

Jordi Díez, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Guelph, en Ontario, dice que es un error común pensar que América Latina es uniformemente conservadora.

“Hay niveles de tolerancia mucho más altos en América Latina que en Estados Unidos. No hay duda de eso”, asegura, a la vez que señala la larga historia del activismo gay y lésbico en la región.

Varios países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay y Costa Rica) han adoptado leyes sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. Las leyes, dice Díez, tienen un “efecto normalizador”, y aumentan la aceptación.

El apoyo a la igualdad de derechos para los padres del mismo sexo también es elevado en todo el mundo: el 61% de los encuestados dijo que estas parejas deberían tener los mismos derechos que las heterosexuales. En solo cuatro países (Rusia, Malasia, Polonia y Perú) las personas que se oponen a la adopción por parte de parejas del mismo sexo fueron mayoría.

En general, la encuesta encontró que las mujeres apoyan más los derechos parentales de las parejas del mismo sexo y que los boomers (aquellos nacidos entre 1946 y 1964) son más propensos a apoyar los derechos de adopción que los de la Generación X (la siguiente a los boomers).

Canadá y los Países Bajos destacaron por mostrar el mayor apoyo en el mundo a los derechos parentales de las personas del mismo sexo, con un 81% y un 83% de apoyo, respectivamente.

Visibilidad e igualdad

A nivel global, la mayoría de los encuestados apoya que las personas lesbianas, gays y bisexuales sean abiertos sobre su orientación sexual (51% a favor en comparación con 16% en contra).

También existe un apoyo global para los atletas que son abiertamente lesbianas, gays y bisexuales en los equipos deportivos de Estados Unidos: el 53% de los encuestados, una cifra similar al promedio mundial (50%).

Sin embargo, no parece existir el mismo nivel de apoyo para los atletas transgénero que compiten usando sus identidades de género. En promedio, en los 27 países, el apoyo y el rechazo están divididos a partes iguales, con un 32% en cada bando.

“Estados Unidos es uno de los países donde hay más oposición”, dice Boyon, al señalar que solo el 27% de los encuestados estadounidenses mostraron apoyo.

En Estados Unidos, varios legisladores estatales han presentado una serie de proyectos de ley este año para prohibir que los atletas transgénero compitan en deportes escolares.

Obstáculos y próximos pasos para una encuesta global

Boyon reconoce que las encuestas globales tienen sus limitaciones. En particular, cita la dificultad de elaborar una encuesta que capture adecuadamente la diversidad de identidades de género de las personas.

“Al diseñar los cuestionarios, nos dimos cuenta de que no importa lo que hagamos, nos saltaremos personas”, dice. “Somos conscientes de los desafíos que implica el uso de etiquetas”.

Otro problema es la traducción, dijo Boyon. “No usamos la palabra ‘queer’ en la encuesta, porque realmente no se traduce en muchos idiomas”.

La encuesta fue diseñada en inglés por investigadores de Estados Unidos y Reino Unido. “Esta es una encuesta diseñada por occidentales”, dice Boyon.

La encuesta no pretende ser representativa a nivel nacional para cada país, pues en aquellos donde internet no es tan accesible, por ejemplo, la encuesta recogió las opiniones de un grupo relativamente urbano y conectado digitalmente.

Boyon dice que, en el futuro, le gustaría explorar si la Generación Z conserva su apertura respecto al género y la sexualidad.

“Una gran pregunta sobre las tendencias que vemos entre la gente más joven es si los patrones que vemos en la Generación Z se mantendrán con el tiempo”, dice, “o si solo reflejan el hecho de que son jóvenes y, a medida que pase el tiempo, puede que tengan identidades más definidas”.

Post Author: anodis