Vivir con VIH no es sinónimo de vivir en aislamiento

Por Ricardo Baruch

Cuando yo tenía 18 años, tuve un novio que vivía con VIH que era 3 años mayor. En ese entonces las cosas eran muy diferentes, había menos información, no existía el “indetectable=instransmisible”, mucho menos la PrEP. Les platico un poco en este hilo 👇

Habíamos salido algunas veces y antes de que el asunto se pusiera más serio, él me dijo que vivía con VIH. Yo ya sabía más o menos qué onda con el virus pero no puedo negar que me dio algo de miedo. Acepté seguir adelante pero no faltó algún conocido que de inmediato me juzgó.

Toño (así se llamaba) tomaba 16 pastillas al día, era lo normal para la mayoría. Tenía acceso a los ARVs porque su mamá trabajaba en el IMSS pero en ese entonces, más de la mitad de personas con VIH no tenía medicamentos porque aún no se había creado el Seguro Popular.

Sabíamos que era importante el uso del condón y lubricante para evitar la transmisión del VIH. De cualquier forma, me enteré que había gente a mis espaldas que decía que irremediablemente yo iba a acabar adquiriendo el virus. Ese es un estigma que aún permanece en mucha gente.

Gracias a él me involucré más en el activismo relacionado con el VIH (yo ya estaba metido en temas de derechos sexuales y reproductivos) y conocí la importancia de la movilización social, de la incidencia política, de las alianzas con medios de comunicación y otras cosas.

Sólo duramos 6 meses pero después de eso seguimos siendo buenos amigos. Toño Chamorro fue asesinado en el 2005 en la ciudad de Puebla pero su legado aún permanece en otros colegas que como yo aprendimos mucho de él a pesar de su corta edad.

La reflexión de este hilo tiene que ver con el hecho de andar con alguien que vive con VIH. Si hace años el virus no era impedimento, ahora menos. Gracias al tratamiento, no hay que temer ni por la salud de la otra persona ni por la propia, siempre y cuando haya buena adherencia.

Conozco más de 20 parejas serodiscordantes (donde uno vive con VIH y el otro no) y llevan una vida normal. Lo más importante es quitarse las telarañas de la cabeza respecto a que salir, andar o incluso casarse con alguien con VIH es “peligroso” o “tiene el tiempo contado”.

Gracias a la efectividad de los tratamientos, hoy sabemos que indetectable=intransmisible por lo que muchísimas personas han dejado de preocuparse por la transmisión del VIH y también han dejado de preocuparse que la esperanza de vida (o vida saludable) de la pareja sea limitada.

Así que chicxs, si conocen a alguien con VIH que les gusta, dense. El virus no te hace peor o mejor persona del mismo modo que tener diabetes o colitis no cambia las cosas. Es sólo cuestión de informarse, de cuidarse y ya está 😊

Post Author: anodis