6 DE FEBRERO DE 2007
Las drogas: ¿fuente de placer sexual para los gays?
El uso de las drogas como estimulantes sexuales se hace cada vez más popular en el ambiente gay. ¿Qué tan cierto es? El popper y la cocaína, los más utilizados, tienen graves consecuencias en el organismo. Su exceso inhibe las funciones sexuales.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



Siempre se ha buscado incrementar el placer sexual

Otros artículos:

Los jóvenes del Distrito Federal no son felices

En el Condado Cook han emitido mil licencias de matrimonio igualitario

Crean el primer club de boxeo exclusivo para gays en Nueva York

Madrid será la capital del turismo gay en el mayo

La generación "selfie" sin empleo

Los Cabos, el nuevo destino “gay friendly”

Senadores buscan impulsar el turismo LGBT en México

Estados Unidos incrementa su apoyo al turismo LGBT en México

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
“Sexo, drogas y rock and roll”, así reza un popular dicho que más de uno ha puesto en práctica. Como en todo, los gustos por la diversión han cambiado durante décadas, al igual que los medios para incrementar o modificar el placer sexual. Los anteriores son dos elementos que para ciertas personas resultan inseparables.

Hace no mucho era el alcohol; ahora son las drogas (sintéticas), que utilizadas por algunos como método “infalible” para alterar el deseo y las practicas sexuales, se han puesto de moda al interior del círculo gay que pretende pasar una noche placentera en el mejor antro de la ciudad, o en una fiesta organizada por los amigos que derivará en un encuentro sexual.

La creencia de que las drogas incrementan el placer sexual, se ha hecho por demás popular al interior del colectivo, tanto que cada vez son más los adeptos a sustancias químicas que alteran el estado anímico, y conducen a un inolvidable “viaje” que posiblemente convierta en adicto al consumidor.

Importante: además de ser un vínculo entre sentimientos y sensaciones con otra persona, la sexualidad es fuente indiscutible de placer, apuntan los especialistas, sin embargo, cualquier cosa que interfiera en ello modifica y hasta inhibe, por contradictorio que sea para algunos, dicho proceso.

LSD, mescalina, cannabis o marihuana, fenciclidina; morfina, heroína, codeína; sedantes e hipnóticos o ansiolíticos, son sólo algunas de las drogas que figuran en la lista de las más utilizadas, aunque no precisamente con fines sexuales.

Los poppers, así como la cocaína, inalada o frotada en ano y genitales, son las más populares en el mundo gay, en el “reventado”, en el que se es capaz de asumir riesgos con el propósito de “experimentar” nuevas sensaciones que den lugar al placer sexual.

El “subidón” que todos quieren

Muerte por reducción del oxígeno sanguíneo en el cerebro, o infarto fulminante por incremento de la frecuencia cardiaca en el corazón, es el precio que por $150 pesos se pagaría al adquirir y después inhalar un popper, sustancia que durante los últimos 20 años se ha popularizado en México. Todo un “subidón”, dirían los adictos a el.

Se trata de un componente químico que contiene alcohol butílico, y aunque sus efectos sólo duran unos segundos, genera mareos, palidez, vértigos y dolor de cabeza, estos síntomas no son impedimento para que cada vez gane más terreno en el público masculino.

“Yo lo probé por curiosidad. Un chavo que me ligó en el antro me dijo que si quería experimentar algo diferente, en lo sexual, debía inhalar popper. Y lo hice, el efecto no es muy duradero, por eso hay que inhalar constantemente”, explica Mauro, quien a la fecha es fiel consumidor de la droga sintética. Él como otros tantos, ignoran que el químico puede facilitar la transmisión del VIH, pues compartirlo con alguien infectado cuya irritación le provoca sangrado en la nariz, aumenta el riesgo de contagio.

Andrés es otro gay quien asegura, es en las fiestas de sexo en grupo cuando los asistentes llevan consigo un “frasquito”, normalmente de color ambar, y que ofrecen a los participantes de la orgía. “Uno de ellos me explicó que inhalarlo equivale a consumir cocaína”, comenta. Al igual que Mauro, lo ha mezclado con viagra para “realzar” la excitación y prolongar el orgasmo. No saben que esto aumenta el riesgo de tener un infarto. “Siento que mi pene aumenta de volumen”, afirma.

Perico, putazo, oro líquido, rush y clímax, con estos nombres se le conoce al popper en el ambiente gay. Andrés comenta que empezó a usarlo desde hace cuatro años; primero se lo ofrecieron y después formó parte de su “rutina” sexual, dice, ya que “es mucho más placentero si durante las relaciones inhalas popper; te sientes más relajado y desinhibido. No sé otros, pero me excita mucho”, agrega.

En los últimos 20 años el uso del popper se ha incrementado, principalmente en las prácticas sexuales entre hombres, pues los nitratos que contiene generan relajación muscular y dilatación de los esfínteres, así se facilita la penetración anal.

“En Tepito, el Centro Histórico, y hasta en algunas sex shops, se comercializa el popper, el éxtasis, la yumbina o la coca, todo empaquetado de forma ilícita y vendido en el mercado negro”, asegura Andrés.

Los otros “pericazos”

Por sus propiedades de anestésico inhibe el hambre, la sed y el cansancio. También combate el vértigo, dolores estomacales y otras tantas dolencias. Como “estimulante sexual” retarda la eyaculación y para algunos, intensifica el orgasmo. Es la cocaína, cuya principal consecuencia es que afecta directamente al cerebro y al sistema nervioso central.

“¿Es cierto que frotar un poco de cocaína en el pene o estar bajo sus efectos, retarda la eyaculación y produce mayor excitación?” Esta, es una de las preguntas más frecuentes que los jóvenes gays hacen en foros dedicados al tema. Una exploración en Internet permitió observar que incluso, hay páginas dedicadas al uso de drogas como estimulantes sexuales, entre ellas la cocaína y otras sintéticas, como poppers y éxtasis.

El médico general, Héctor Frappé Granados, explica que en efecto, dicha droga aplicada en el pene disminuye la sensibilidad del glande y retarda la eyaculación, sin embargo, no recomienda en absoluto el método.

“El uso constante de la cocaína en genitales puede provocar impotencia y hasta falta de deseo sexual. Lo que ocurre es que bajo los efectos de las drogas las sensaciones percibidas son diferentes. Además la coca tiene un efecto relativamente corto y después de la euforia sobreviene un bajón”, agrega el especialista.

Luis, es otro joven, quien a sus 19 años enfrentó las consecuencias de la droga para obtener un “mejor” placer sexual. Ignorante de la situación, frotó cocaína en su ano durante casi cuatro meses con el objeto de disminuir el dolor causado por la penetración y “generar” una sensación placentera. El resultado: dos úlceras acompañadas de infección.

Moisés López Calderón, director de La Manta de México, organización de la lucha contra el VIH/Sida, explica que la cocaína no es un afrodisíaco como muchos creen, sino una droga más que genera una respuesta sexual lenta. Frotarla en el ano, expone, genera múltiples problemas, entre ellos la pérdida de sensibilidad en dicha región”.

“El problema de usar cocaína en el ano es que alguien penetrado no se dará cuenta si lo lastimaron o introdujeron objetos en él; mucho menos si la otra persona utilizó o no condón. Se pierde el umbral del dolor y las consecuencias vienen después de la relación, como una fisura anal”, agrega.

El estigma de las drogas en el mundo gay

Encontrar una respuesta del porqué algunos utilizan drogas como estimulantes sexuales, puede ser más fácil de lo que se piensa. López Calderón afirma que se debe al afán de experimentar nuevas sensaciones, y por tanto, de evadir la realidad y los problemas cotidianos.

Asimismo, comenta, todo depende de la intención con que se consuman dichos estimulantes, ya que ciertas personas los usan sólo para relajarse, y otros tantos para hacer de sus prácticas sexuales algo más “placentero”.

La sexóloga Ana María Vallejo atribuye su uso a la represión sexual ejercida por la sociedad misma, pues ésta ve mal toda forma de expresión erótica, creando así una especie de miedo, e incluso, de aversión al sexo.

“Nuestra sociedad se caracteriza por reprimir la sexualidad y los derechos sexuales, sobre todo de los jóvenes, quienes al no tener otra escapatoria, buscan aventuras y riesgos con tal de ejercer lo que se les ha negado”, asegura.

La también sicóloga dejó en claro que las drogas no respetan edad, condición social ni mucho menos orientación sexual, por lo que estigmatizar el popper o la cocaína como “exclusivas” del colectivo gay, ha sido un error garrafal.

Vallejo resaltó la importancia que las autoridades deben poner en el tema, pues mientras no se genere conciencia en los jóvenes sobre las consecuencias que dichas sustancias pueden generar, seguirán ocurriendo graves accidentes.

“En comparación con el primer mundo donde abunda información gubernamental sobre el consumo de popper, cocaína o éxtasis, en México prácticamente no existe. Si en instituciones de procuración de justicia no hay nada al respecto, mucho menos las sanitarias y las educativas”, aseveró.

Los especialistas coinciden en que el uso de dichas sustancias se popularizan cada vez más en México, a tal grado que el número de jóvenes gays que aceptan la propuesta de inhalarlos o frotarlos, va en aumento. Su consumo, concuerdan, mezclado con prácticas como fisting, bareback, o simplemente con alcohol, resultan peor en todos los casos.

Regresar a la página anterior


BOB
10 de octubre de 2011


Bueno en mi caso consumo marihuana o cocaina antes de tener sexo y me relaja mucho y ademas siento mayor placer sexual, aunque mas placer aún lo siento cuando lo hago sin condon pero solo con mi pareja ya que con otros chavos si uso condon, y no he tenido ningun problema al respecto, siempre trato de que mis rutinas sexuales sean lo mas desenfrenadas y placenteras posibles incluyendo tragos y drogas, es la unica manera de poder alcanzar el maximo placer.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
MARKO SANTIAGO
13 de febrero de 2011


ola ke tal me gustaria saber ke tipo de estuoefacientes puedo usar y ke se vendan sin receta, para el aumento del placer sexual asi komo para una mejor y prolongada ereccion.. la verdad me da pena ir con un urologo.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
VLAD
10 de octubre de 2010


El uso de drogas en el ambiente esta cabrón, yo practico fisting y algunos llegan a usar mota para tener una relajacion y poder hacer el trabajo, yo no la consumo porque los dos bien pachecos, pos si estaria descuidada la situación y se haria mucho riesgo e imprudencias, asi que tomen precauciones, me parecio excelente el articulo, ahi estan los efectos, uno debe saber si consume en esos juegos y controlarlos sino mejor no lo intenten. saludos

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ASTRION
16 de septiembre de 2010


Esta muy interesante el articulo, y dentro de ello me gustaria saber como se si tengo una fisura anal, ya que cada vez que tengo sexo al dia siguiente sagran y por lo regular mis relaciones son muy tranquilas y con todas las calmas y cuidados como lubricantes, condo, etc etc etc, alguien me podria ayudar?

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
CAROLINA
27 de agosto de 2010


chavos en mi opinion no es necesario utilizar ese tipo de drogas ya que a la larga causan muchos daños y la muerte tambien, pueden divertirse con su pareja gay o mujer sin dañar su salud, solo un consejo SI LES DA CURIOSIDA DE PROBAR POPPER O CUALQUIER OTRA SUSTANCIA ANTES INFORMENCE DE LAS CONSECUENCIAS QUE PROBOCA

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
YOYO
27 de marzo de 2010


Soy gay y con mi pareja nos fumamos unos pitos (marihuana) la verdad el sexo fue genial, las sensaciones y sentidos estaban mucho mas alerta pero, duro poco porque despues la marihuana provoca un descenso en el apetito sexual y la testosterona... por lo cual no es recomendable para tener sexo, si puede ser para despues del sexo pero no durante.. en fin, saludos

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ALEX
24 de febrero de 2010


bueno yo solo kiero saber si hay alguna droga ke no produse adiccion por ejemplo el poppers y ke riesgo tiene me gustaria ke me respondiera a esa pregunta muchas graxias

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
19240


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A