15 DE ENERO DE 2007
Comida afrodisíaca ¿en verdad estimula el deseo sexual?
Frutas, bebidas, guisados y postres, son sólo algunos de los alimentos que gracias a sus ingredientes, se consideran como afrodisíacos, es decir, estimulantes del deseo sexual. ¿Qué tan cierto es? ¿Cuál es la posición de la Ciencia? Descúbrelo.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



El chocolate resulta ser una buen alimento afrodisíaco

Otros artículos:

Crean el primer club de boxeo exclusivo para gays en Nueva York

Madrid será la capital del turismo gay en el mayo

La generación "selfie" sin empleo

Los Cabos, el nuevo destino “gay friendly”

Senadores buscan impulsar el turismo LGBT en México

Estados Unidos incrementa su apoyo al turismo LGBT en México

Miami recibe puntuación perfecta en igualdad para la comunidad LGBT

Preparan matrimonios igualitarios en Sunland Park

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
"Una comida abundante puede producir sensaciones voluptuosas"
Marqués de Sade


Dicen que dos de los mejores placeres en esta vida son, sin lugar a dudas, la comida y el sexo. Y qué mejor forma de combinarlos en un solo elemento que, además de ser un ritual en la pareja, constituye una forma de erotismo. Se trata de la comida afrodisíaca.

De forma general, un afrodisíaco es cualquier sustancia que en teoría enciende la pasión y aumenta el apetito sexual. El término deriva de la diosa griega Afrodita (Venus para los romanos), quien está relacionada con el amor, la fecundidad y la energía primaveral.

Algunos creen que el mejor afrodisíaco para el ser humano es la mente, herramienta que sin duda puede generar el mejor placer sexual; sin embargo, no todos se conforman con tales afirmaciones y prefieren estimular sus sentidos (vista, tacto, olfato y oído) con alimentos que “tienen” propiedades capaces de incrementar la libido y a la vez servir de juego erótico.

Así, frutas, bebidas, pociones, guisados, postres y otras tantas variedades de alimentos sirven para tales cometidos.

Y es que la Historia ha dejado testimonio y gran legado sobre las referencias de comida afrodisíaca que ya en la antigüedad se conocía. Por ejemplo, los antiguos griegos identificaban qué platillos encendían sus pasiones amorosas y sexuales.

En este sentido, la primera mención que se haya registrado de los afrodisíacos proviene de papiros médicos egipcios sin fecha y se cree que datan de entre 2200 y 1700 antes de nuestra era.

Más adelante, en la Edad Media, los europeos descubrieron este tipo de comida, a la que incorporaron especias como pimienta, canela, nuez moscada, jengibre, menta -especias famosas en aquel entonces por tener dichas propiedades-, y que los caballeros cruzados habían probado en lejanos países, sobre todo en Oriente.

Los monjes que eran especialistas en botánica y herbolaria conocían a la perfección cuáles eran los tubérculos con propiedades capaces de aumentar el apetito sexual. Comer un plato lleno de cebollas en el medievo, era una forma de prolongar una relación sexual, propiedad compartida por otros vegetales como el ajo, el rábano y el nabo.

Ya en el Kama Sutra, texto amoroso hindú, se indican muchas maneras para que el hombre incremente su vigor sexual con alimentos tales como la leche y la miel, que siempre han sido reconocidos como fuente de energía.

Alimentos afrodisíacos: ¿verdad o mentira?

Los estudios científicos sobre los afrodisíacos no son pocos, ya que diversas investigaciones han determinado que no hay una relación entre la excitación sexual y la ingesta de ciertos alimentos. Lo que sí existen son comidas con niveles calóricos y energéticos muy altos, que no sirven de nada si no están acompañados de determinados requisitos básicos para una relación sexual satisfactoria.

El departamento de Salud de EU (la FDA, Food and Drug Administration), por ejemplo, advirtió que "la reputación de la mayoría de los productos que se consideran afrodisíacos está basada en la tradición popular y no en hechos".

Los alimentos afrodisíacos, mezclados con sustancias no muy confiables para el organismo, pueden tener efectos secundarios para quien los ingiere: inflamaciones, alguna alergia suave y hasta mortal; infecciones, infartos al miocardio, aumento o disminución de la presión arterial y otros síntomas como el vómito, mareos o dolor de cabeza.

Algunos especialistas en sexualidad afirman que no hay ninguna comida afrodisíaca, sino alimentos que poseen formas representativas que nos recuerdan a los órganos genitales, oque se pueden comer de una forma erótica y sensual. Tal es el caso de los espárragos y los plátanos, que estimulan la libido por su forma fálica.

Hasta el momento, los únicos afrodisíacos que cuentan con el respaldo de diversas investigaciones científicas, son los producidos por el cuerpo humano: las feromonas, existentes también en diversas especies animales, ya que son potentes "imanes" que provocan la atracción sexual entre sujetos de misma especie.

La comida afrodisíaca está cada vez más de moda. Hombres y mujeres, sin importar orientación sexual, hacen de ella el mejor aliado para conquistar a sus parejas. Algunos prefieren ahorrarse el protocolo erótico y acudir directamente a uno de tantos restaurantes que ya se especializan en el ramo

De acuerdo a expertos, en dichos lugares se asegura servir comida afrodisíaca, cuando en realidad lo único que hacen es crear cierto ambiente o circunstancias proclives para el momento.

La ambientación, la decoración, la disposición del lugar donde se sirve, poner la mesa en forma atractiva, la iluminación, los olores y la música, son factores fundamentales para alimentar el ingrediente fundamental: la imaginación.

Incluso, dichos elementos toman mayor importancia que los platos en sí, cuyos nombres forman parte ineludible del ambiente y se limitan a burdos (y hasta cursis) nombres sin sentido, por ejemplo: “sandía en aguanieve con filtro mágico de pétalos de rosas” ó “satisfaciendo el deseo”.

Pese a ello, el ingrediente fundamental nunca desaparece: la persona ideal que hace volar nuestra fantasía.

Alimentos que enardecen

Moluscos, peces, hierbas aromáticas, frutas, tubérculos y dulces, forman parte de la extensa lista de alimentos afrodisíacos que durante centenares de años, han fungido como alimentos afrodisíacos, pese a que los estudios científicos se hayan empeñado en desmentir sus supuestas propiedades para incrementar la libido. A continuación, los más populares:

Pescados y mariscos

Ostiones: son quizá los más populares, y es que mucho se ha dicho sobre este molusco marino, ya que por lo menos en México, se confía ciegamente en sus propiedades afrodisíacas. Son uno de los escasos alimentos ricos en zinc, que es un integrante de la testosterona (hormona masculina). Comerlos crudos, dicen, son más efectivos.

Caviar: es la hueva del esturión; tiene un gran contenido proteínico y algunos aseguran que es un potente estimulante de los instintos sexuales.

Buccino: Caracoles marinos adultos. “Dicen los que saben” que lo adecuado para aprovechar sus propiedades es comerlos cuando son pequeños. En la edad adulta pierden sus efectos.

Carpa: Pez fisóstomo fluvial, de carne muy apreciada. Cocinado al estilo cantonés, se afirma, resulta ser un muy buen afrodisíaco.

Hierbas aromáticas y especias

Canela: es una corteza de color rojo amarillento muy agradable al olfato. Se usa fundamentalmente en postres, sin que ello prohíba utilizarlo en guisados y sopas. Considerada un afrodisíaco por excelencia, también es antiséptica, astringente y estimulante.

Nuez: se cree que ayuda a retrasar la eyaculación.

Clavo: es el capullo seco de la flor del clavero. Resulta ser uno de tantos ingredientes en las pócimas afrodisíacas.

Anís estrellado: se trata de una especia en forma de estrella de ocho puntas que debe usarse en cantidades moderadas, tanto en bebidas como en comidas.

Cardamomo: sus semillas son muy apreciadas en la cocina oriental, ya que con ellas se elabora el curry y muchos adobos. El Kamasutra ofrece una receta afrodisíaca con el: mezclarlo con jengibre y canela para luego extenderlo sobre cebollas y guisantes.

Azafrán: generalmente se usa para teñir de amarillo y aromatizar los alimentos. Desde tiempos remotos fue utilizado como afrodisíaco por asirios, griegos, fenicios, árabes, y otros tantos.

Tubérculos

Ajo: según las creencias, aumenta el deseo sexual; tomado a diario con los alimentos o en forma de cápsulas, contribuye a la vitalidad y salud.

Ginseng: Le llaman el "curalotodo". Se le atribuyen casi todas las cualidades, algunas contradictorias, como sedante y estimulante. Es un tónico generalizado y se le atribuye, también, un alto contenido potenciador sexual.

Otros

Chocolate: su fama tiene dónde sustentarse, y es que diversas investigaciones han arrojado que el cacao posee un alto efecto revitalizante y tiene teobromina, un componente para paliar el cansancio y estimular la mente.

Como bebida, los aztecas la consideraron sagrada, ya que era un regalo de Quetzalcòatl que únicamente los nobles podían ingerir. También se relacionó con Xochiquetzal, diosa de la fertilidad y del amor honesto.

Guaraná: Si bien debería estar entre las hierbas, su uso en la fabricación de bebidas de cola o con alcohol la colocan dentro de esta categoría. Como el té, el chocolate o el café, es un estimulante del sistema nervioso central por su contenido de cafeína, que se une a los receptores cerebrales adenosínicos, aumentando el estado de vigilia.

Quizá sean las creencias populares y las historias que han pasado de boca en boca a través de los siglos, las que den más sustento y veracidad a las supuestas propiedades de los alimentos, y por tanto, de la comida afrodisíaca. La ciencia también ha aportado su granito de arena en el tema, desmintiendo o confirmando ciertas cuestiones.

Cierto o no, la comida afrodisíaca resulta una excelente opción como juego erótico en la pareja. Experimentar, mezclar e ingerir, se vuelven pasos indispensables en el preámbulo amatorio. Ver, tocar, sentir, oler y degustar, son sin duda, los requisitos imprescindibles en la creación de un buen platillo, uno en el que también interviene el órgano sexual por excelencia: el cerebro.

Y tú, ¿crees en la comida afrodisíaca?

Regresar a la página anterior


LUIS
16 de abril de 2011


Hola Lilinaa, yo soy uno de esos...mis besos son suaves, dulces, apasionados. Si quieres contactarme, vivo en Medellín, mi tel es 318 696 95 69

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ERIKA
14 de febrero de 2011


pz yo si creo k estimula mas los hombres bueno yo si e visto resultados

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
DIANA MARCELA MONTOYA
31 de marzo de 2010


es muy bueno me parese que esto si sirve pero estoy mas de acuerdo conque la mente maneja todo

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
SAMUEL
11 de enero de 2010


Probe un producto que contiene guaraná, se llama Him Caps, en verdad sirve.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LILIANA
23 de septiembre de 2009


quiero saber donde encontrar hombre3s que besen asi...-

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
16587


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A