25 DE OCTUBRE DE 2004
Baños de vapor, soledades y mal servicio
Más de uno le dice en un tono de miedo y falta de valor: “El club”... “Ayer fui al club”... Los que aún quedan se pelean por ser los que peores instalaciones tienen y por el mal o pésimo servicio que brindan a sus asistentes.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



Los baños Mina

Otros artículos:

Niegan contratos al 14% de las personas 
por su orientación sexual

En México se creará una confederación de comercio y turismo LGBT

Madrid entre los destinos prioritarios para los turistas LGBT

Estudian y ganan más las parejas gays: Inegi

Buscan impulsar el turismo gay en Cancún

El turismo gay crecerá un 10 % este 2014

Promueve Estados Unidos turismo gay en España

Ninendo no permitirá personajes gay en juego

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
por Gabriel Gutiérrez García.- Para nadie son un secreto: escritores, políticos, artistas de todas las áreas, gente común y corriente, taxistas, abogados, carniceros, jóvenes gay y heteroflexibles, activos de cepa, pasivos de casta. Vestidas-desvestidas y aparte de todo activos, bugas en busca de experiencias, HSH y muchas, muchas etiquetas más fluyen, confluyen e influyen en los baños vapor.

Más de uno le dice en un tono de miedo y falta de valor: “El club”... “Ayer fui al club”... “¿No has ido al club?”, sinóminos de “ayer fui al vapor” o “¿Ya no has ido al vapor?”. Hipocresía barata, clóset de quinta, miedos al escarnio, discriminación de los discriminados.

Muchos de los terrenos que ocupaban baños de vapor han cedido sus espacios a complejos habitacionales, las colonias de las delegaciones Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Iztapalapa y Venustiano Carranza han visto evaporar sus vapores ante los ojos impávidos de sus asiduos clientes quienes sólo han migrado de unos a otros. Los baños cubrieron necesidades de otros tiempos, colonias que avanzaron y que ya no necesitaron más los servicios que brindaban, bendito progreso que permitió tener regadera propia en lugar de los baños comunitarios de las vecindades de otrora.

Los que aún quedan se pelean por tener las peores instalaciones y por el mal o pésimo servicio que brindan a sus asistentes. Ninguno se asume o se anuncia como gay, nadie permite la implementación de campañas específicas para HSH, nadie de sus dueños acepta que viven de los gays, homosexuales u hombres que acuden a ellos, para saciar sus básicos instintos.

Nadie se atreve a emprender una demanda contra los Baños Rocío de Calzada de Tlalpan, que a la entrada de su sala de vapor tiene un sensacional letrero que a la letra reza: “Se prohíbe la entrada a homosexuales”. ¿Será acaso que nadie de los que en ese lugar maman, se dejan mamar, penetran o se dejan penetrar son homosexuales?

Joyas de épocas pasadas, letreros que más de un artista pop anhela tener en su casa, parte de la historia de esta ciudad. Las instalaciones derruidas, los hongos y el herrumbre son parte de ellos. Canciones de tiempos pasados, voces que gritan soledades al vacío, gritos que anhelan ser escuchados.

La mayoría pone de pretexto la carne, en realidad lo que se busca es eterna compañía, el amor y el vacío por el sudor y el semen. El sexo furtivo, vaporoso, sucio y limpio de una vuelta y sin saliva (no se necesita).

Nadie o casi nadie acepta lo evidente. Pocos son los que van a lo que van y muchos más los que a pesar de su imposible desnudez se tapan con las tenues toallas o sábanas, resquicios de una decencia inexistente pero que sin embargo se empeña en existir. Lubricidades de penes, erectos y gañotes de carne flácidos que pretenden erectarse y escupir gotas de semen. Dentaduras inexistentes que expelen olores de ultratumba que se mezclan con el olor de los olores, de los sudores de sus habitantes.

Y sin embargo allá a lo lejos tras la puerta de la entrada (que también es la salida) llega la carne nueva: un joven, con suerte un adolescente que se quemará en el vapor la carne. Tan sólo para salir hechizado a la buena o a la mala de los vapores, esos que aún existen y esos que día con día desaparecen.

Falta mucho y quizás nunca haya baños de vapor convertidos en SPAS, lugares para el gozo del agua y de los cuerpos. Falta aún mucho para que existan lugares como en otros países en donde las instalaciones sean limpias, seguras, el ambiente relajado, la seguridad sea parte integral de un todo que atienda y entienda que los vapores son desde siempre lugares para el gozo y el retozo de los cuerpos, aunque las almas no se laven con agua y no se purifiquen con vapor y los olores de la soledad quedan impregnados a pesar del jabón Heno de Pravia o Jardines de California.

¡Ay! de aquel que se atreva a abrir la llave del vapor y gozar el vapor por el vapor, aquí no se viene al vapor, ni a bañarse, para eso esta el individual, aquí se viene a fingirse decente, a ser activo o de plano a solo ver.

Aquí los códigos no existen, su busca el amor y lo primero que se pregunta es "¿cómo te llamas?" Aunque ese "¿cómo te llamas?" en realidad signifique un "¿quieres que te coja o me coges?". ¿Y tú, qué pedo? ¿Ya conoces un vapor?

Regresar a la página anterior


DAVID
24 de agosto de 2011


La experiencia sigue siendo la misma: estos lugares de vapor siguen estando en condiciones deplorables. Espero que después de 7 años hayas logrado entender que estos lugares atraen justo por eso: por lo sucio, mal oliente y mal servicio. Es cuestión de entender que si a ti te excita un cuarto limpio con sábanas de seda, existe la gente contraria a ti cuya excitación se ve afectada por estos factores y es por eso que este tipo de lugares no son para todos, por ejemplo, tú.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
BENJA
11 de agosto de 2011


BUEN ARTICULO. TIENE MUCHO DE RAZON. ENTRE A GOOGLE BUSCANDO LUGARES PARA IR A COGER, AUNQUE TENGO PAREJA, PERO PARA DARLE VUELO AL DEGENERE Y LUJURIA UN RATO, Y AL LEER ESTO ME DESANIME. GRACIAS :-)

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ERICK_ POBLANO
21 de mayo de 2011


Pues ha de ser que no has venido a Las Termas en Puebla, un execelente club para hombres que disfrutan la compañia de otros de su mismo genero. Calle 5 de Mayo 2810

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
RODRIGO
17 de mayo de 2011


Buena la descripción, sin embargo no la comparto, creo que es muy pretenciosa y pinta para ser campaña de despretigio, así de mal te fue??'

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JULCER
16 de mayo de 2011


los de ecatepec estan chidos, impios y buen servicioc

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
DANIE
10 de mayo de 2011


que articulo tan chido la neta dice lo que en realidad somos los gay

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ALVARO GTS
30 de enero de 2011


de plano.. una mamada. que pinche trabajo tan jodido; asi le habra ido al autor jajajaja

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
LUIS OCTAVIO
13 de octubre de 2010


tal y como lo expones en tu investigacion, aqui de donde soy hay unos vapores, los roma, que estanpor demas descuidados, pero no hay mas, estan al punto del colapso en cuanto a instalaciones, luego vas y no hay vapor,a si que ni se anoja, pero crei era un problema unico de cd juarez...

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
DANIEL
14 de julio de 2010


Que tal con la nota con pretensiones de poesía.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JOHAN
10 de marzo de 2010


Excelente trabajo! mucha verdad, muy buen criterio!

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
JAVO
4 de diciembre de 2009


neta tienes toda la razon qe buen articulo wapp es muy bueno

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
ARMANDO
15 de noviembre de 2009


Si hay baños limpios para gays en Tijuana:colonia libertad parte alta, cerca de la iglesia, baños la toalla

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
31625


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A