10 DE JULIO DE 2013
El Derecho a decidir en mi destino no se DOMA
La Corte Suprema de EEUU determinó que la DOMA era inconstitucional, ya que implicaba una privación de la libertad igualitaria de las personas, protegida en la quinta enmienda. ¿Pero qué significa esto realmente en la vida cotidiana?

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



Todas las personas debemos gozar de los mismos derechos

Otros artículos:

En Francia continúan protestas contra la adopción en parejas gays

Existen 57 amparos para matrimonios igualitarios en Chihuahua

Inconstitucional prohibición del matrimonio igualitario en Oaxaca

Republicanos presionan para que se apoyen los matrimonios igualitarios

Corea del Norte descalifica por ser gay a juez que denunció abusos

El peligro de ser homosexual en Egipto

Pronto iniciará juicio de hispano por la muerte de un gay en NYC

Joven denuncia que la despidieron por su orientación sexual

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
Hace dos semanas la corte suprema de justicia de Estados Unidos determinó que la Ley Federal en Estados Unidos DOMA era inconstitucional, ya que implicaba una privación de la libertad igualitaria de las personas, protegida en la quinta enmienda. ¿Pero qué significa esto realmente en la vida cotidiana?

A finales de 2004 conocí a mi pareja en un viaje de trabajo a Estados Unidos. Por suerte las circunstancias fueron favorables y pude extender mi estadía hasta obtener un trabajo que me diera una visa con la que pudiera quedarme por un tiempo más prolongado. En 2009 nos casamos en el estado de Massachusetts, lo cual en aquel momento no tuvo ninguna repercusión a nivel de derechos para nosotros.

El matrimonio igualitario en los Estados Unidos no era reconocido por el gobierno federal, únicamente por algunos estados individuales. La falta de reconocimiento federal se debía a la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA por sus siglas en inglés), la cual definía al matrimonio como la unión de un hombre con una mujer.

Esto impedía el acceso a derechos federales como: exenciones de impuestos, beneficios de salud, beneficios de seguro social para viudos (as), derechos de inmigración, por mencionar algunos. Para las parejas binacionales los derechos de inmigración son fundamentales, pues al no tener acceso a ellos no les quedaba mayor remedio que mudarse a un tercer país donde la legislación de matrimonio igualitario está mejor estructurada o que la persona extranjera permaneciera como indocumentada en Estados Unidos, corriendo el riesgo de enfrentar la deportación y que su familia fuera fragmentada.

A pesar de que en los últimos cinco años he tenido la fortuna de tener un trabajo estable, que me apasiona, que en todo momento me ha apoyado en los procesos de inmigración para poder continuar en este país y que en general siempre hemos estado en la mejor de las situaciones siendo una pareja gay binacional, siempre me sentí vulnerable especialmente en cuestiones de inmigración.

Parece un detalle insignificante pero cada vez que regresábamos de unas lindas vacaciones el solo hecho de entrar a este país por líneas separadas, negar nuestro estado civil en los formularios de adunas e inmigración y que mi esposo tuviera que esperar por mi hasta por dos horas mientras yo pasaba inmigración, ya es gran cambio.

¿Cómo esta nuestra región entorno al matrimonio igualitario?

Actualmente solo en 15 países el matrimonio igualitario es legal en todo su territorio, de los cuales cuatro están en nuestra región: Argentina, Brasil, Canadá y Uruguay.

En México y ahora Estados Unidos el matrimonio igualitario se puede celebrar en algunos estados, pero es reconocido a nivel federal. En países como Aruba y Antillas Neerlandesas se reconocen los matrimonios gay extranjeros.

También en esta región países como Anguila, Colombia, Ecuador, Martinica, entre otros. Permiten uniones civiles entre personas del mismo sexo, con derechos similares a los del matrimonio, aunque sin esa denominación.

En contraste 11 países de esta región consideran la homosexualidad como un delito, tal es el caso de Belice, Trinidad and Tobago o Jamaica donde en este último se sigue castigando la sodomía con penas de hasta 10 años de cárcel.

Muchas personas (que no necesariamente están en contra del matrimonio igualitario) se preguntan ¿Por qué luchar por los matrimonios igualitarios, si los índices de matrimonio son cada vez más bajos y los de divorcios cada vez más altos? Y la respuesta está en que todas las personas debemos gozar de los mismos derechos y obligaciones, para poder decidir sobre nuestros propios destinos.

Por: Tochtli Garcia
Asociado en Asuntos Públicos | IPPF/RHO
TGarcia@ippfwhr.org

Regresar a la página anterior


P u b l i c i d a d
876


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A