9 DE ABRIL DE 2008
"Quemar las naves", romper con las ataduras
Cuando algo nos ata, nos impide crecer, andar, alcanzar nuestras metas, no queda más que quemar las naves, es decir, romper de tajo con toda atadura, como si fuera un salto al vacío, e iniciar de cero.

Redacción Anodis

Ragap



Bookmark and Share



Una excelente opción para disfrutar tu próximo fin de semana

Artículos relacionados:

La homosexualidad en el cine taiwanes

Presenta Medem “Habitación en Roma” en Madrid

Presentan 'Madre amadísima', la vida de un gay en tiempos de Franco

Atrae Festival de Chicago filmes de temática gay

Llega al cine el maltrato en parejas gays

Reconocen a cineastas por sus aportaciones gays en el séptimo arte

España: Alistan más de 40 películas para festival gay de Tenerife

Acogerá Madrid el 14º festival de cine LGBT

 
Imprimir artículo Imprimir artículo | Enviar por e-mail Enviar por e-mail
 
Hay muchos homosexuales declarados dentro de la comunidad a los que no les costó trabajo salir del clóset, simplemente tomaron la decisión y lo hicieron. Tal vez fue un brinco largo y atrevido, pero no un gran miedo al qué dirán, no sintieron, y eso los ha hecho libres de alguna manera. Libres a no sentir complejos, a no sentirse menospreciados, excluidos de la sociedad.

Sin embargo, aún hay muchos de quienes el miedo se apodera, y por más que desean dar ese salto y asumir lo que son, realizar sus sueños, alcanzar la felicidad, no se atreven.

Yo fui de estos últimos; por mucho tiempo viví en lo profundo del armario. Tarde o temprano me harté de mí mismo, de mis temores, frustraciones, indecisiones que no me dejaban vivir en plenitud, hasta que decidí QUEMAR LAS NAVES, romper con todo eso de tajo, empezar de nuevo conmigo mismo, aceptarme, mirar hacia delante y gozar.

Así como el amor nos mueve, el miedo nos detiene. Como a Helena (Irene Azuela) y a Sebastián (Ángel enésimo Nevares). Son 2 hermanos que viven prácticamente encerrados a merced de que la muerte visite a su madre para iniciar un viaje sin retorno.

Sebastián un adolescente, inquieto y soñador como muchos, cursa la preparatoria tiene amigos, y parece que todo va normal en su vida, hasta que ingresa al colegio un chico que rompe con todos los esquemas. Inician una bonita amistad, la cual provoca en el muchacho inquietudes que jamás había experimentado, como su sexualidad, empieza a sentir sienta atracción por sus compañeros, pero cierta afinidad y extraño sentimiento por su amigo. Esa es su única vida, escuela, casa, madre agonizante, hermana. Podría tener otras alternativas, más con su nuevo afecto, pero no se atreve, es demasiado fuerte el lazo que sostiene con su rutina, más que con la familia.

Helena, su anhelo, tomar vacaciones en un país frío, qué tal Rusia, qué tal Canadá. Podría tener la oportunidad, pero cómo si está al frente de la casa como la hermana mayor, está al cuidado de su madre hasta el último aliento. De forma autodidacta se prepara para ese viaje que probablemente nunca haga, estudia inglés. Su cariño obsesivo por su hermano la lleva a una misteriosa sensación incestuosa, y es tan grande esa fijación por su hermano que lo aprisiona, no lo deja ser, no lo deja volar, no lo deja tomar sus propias decisiones, he ahí el que Sebastián sea temeroso ante la vida.

Dice un viejo adagio, “el que no arriesga no gana”, y Sebastián quiere arriesgar porque sabe que ganaría mucho, pero el miedo no deja atreverse, tiene miedo de asumir su homosexualidad, el aceptar el amor por su amigo, el seguir su ejemplo de libertad, el tomar una elección y decir YO SOY; y no le tiene miedo al qué dirán, sino al romper con los esquemas con los que de niño creció, porque sabe que eso significaría andar solo y valerse por si mismo.

Atrévete a saltar, si te raspas, o te fracturas, te recuperas, la experiencia queda en ti, y así sabrás cómo no saltar para la próxima vez. Por que si saltas, habrás dado un paso adelante en tu vida, al crecimiento, hacia tu meta, hacia tu destino.

Quememos las naves y salgamos del letargo que los núcleos sociales nos mantienen. Rompamos con todo lo que no nos deja avanzar para alcanzar la libertad, misma que nos otorga el simple hecho de ver realizados nuestros sueños. En lo personal, de adolescente así lo viví, y no lo haré más.

Encontremos un equilibrio entre lo que se nos antoja hacer y decir, y los efectos que repercutirían en la gente cercana a nosotros, si es que no queremos que nadie salga herido. Sin embargo hay algo que he aprendido, lo mismo que Sebastián, si las personas que están junto a nosotros, en verdad nos aman, respetarán lo que hagamos con nuestra vida, estando ahí cada vez que nos equivoquemos.

Quema las naves, atrévete a ser tú.

“Quemar las naves”
2007
México
Dir. Francisco Franco
Actores: Irene Azuela, Ángel Onésimo Nevares, Claudette Maillé, Ramón Valdéz

Regresar a la página anterior


JOSE LUIS
3 de septiembre de 2011


Q buena pelicula m qde con ganas d ver mas ,pero pues ese era el chiste q qde en nosotros como espectadores y reflexionar sobre nosotros mismos, el sountrak buenoo es el plus de la pelicula q cancion masss chida ,cuando tengan la oportunidad d ver sta peli veanlaaa les va a encantar sobre todo aquellos q se sienten prisionesros d algo q los atormnta,

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
GUILLERMO MDÁHUAR
15 de marzo de 2011


Por cierto, la película es muy buena. Excelentes actuaciones y muy conmovedora. Es una linda película que vale la pena valorar. Desde la dirección, locaciones, trama, diálogos, vestuario, y por supuesto, las actuaciones. Excelente película, me encantó.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
GUILLERMO MDÁHUAR
15 de marzo de 2011


Excelente artículo a quien corresponda. Es muy bueno, porque contiene la sabiduría necesaria para salir del hoyo donde muchas veces estamos atorados. Es tan cierto que me conmueve, si tenemos algo que nos ata, es tan dificil y casi imposible crecer, realizar lo que queremos. Tenemos que cerrar círculos para abrir otros. No dejar abierto ni a medias cosas tan importantes como nuestras emociones, que son el motor de nuestra existencia. Gracias por este artículo, muchas gracias.

REPORTAR COMENTARIO INAPROPIADO
P u b l i c i d a d
4757


P u b l i c i d a d




P u b l i c i d a d



Sondeo

¿Qué tanto usas el condón en tus relaciones sexuales?
Siempre
A veces
Nunca


Anodis RSS Add to Google Bookmark and Share  
Secciones :: Principal | Sociedad & Política | Arte & Cultura | Salud & VIH | Espectáculos | Vida & Estilos | Sala de Prensa
Multimedia :: Fotogalerías | Anodis Radio | Podcast Five

© Anodis.com :: Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados :: Quiénes somos | Publicidad | Escríbenos | Código de Ética A