Miedo y VIH

Por Alaín Pinzón

Siempre he pensado que el VIH más que un virus es una forma de aislamiento. ¿Te imaginas sentir miedo de ti mismo? ¿Te imaginas sentirte avergonzado de ti todo el tiempo? ¿Te imaginas el pensarte como un “enfermo” todo el tiempo? Estos son algunos problemas que atravesamos en muchas ocasiones las personas con VIH. Una y otra vez me escriben personas que más que un diagnóstico, lo que tienen es miedo. Miedo de sí mismos, miedo de un diagnóstico que va creciendo en la mente y que en muchas ocasiones acaba por limitarnos en nuestras vidas.

¿Qué ha pasado con esta pandemia? ¿Por qué no se trabajó en erradicar o aminorar los estigmas tanto como se ha trabajado bajar la carga viral? ¿Por qué tenemos los mejores medicamentos antirretrovirales, pero no tenemos la tranquilidad de vivir con un virus que solo es una característica más? ¿Por qué seguimos teniendo tanto miedo al acercarnos a nuestros jefas o jefes y decirle “mañana tengo que recoger mis antirretrovirales y necesito llegar tarde”? ¿Por qué seguimos teniendo tanta inseguridad al decirle a nuestras parejas sentimentales o sexuales acerca de nuestro diagnóstico?

¿De dónde viene ese miedo? ¿Es en realidad el VIH el problema o son los estigmas? ¿Cómo atendemos las consecuencias de esos estigmas? Creo que de eso poco hemos hecho: atender las consecuencias de los estigmas. Tratamos de educar desde nuestras trincheras, desde nuestros espacios, tratamos de responder a las preguntas básicas acerca del VIH, pero no hacemos mucho por regresarle la confianza a las personas estigmatizadas, no hacemos mucho por darles palabras positivas que les hagan recuperar la confianza en ellas mismas, la valía, el amor propio. 

Desde este espacio y en el marco de los festejos de la diversidad del 2020, me gustaría darles un poco de lo que creo nos hace falta a las personas con VIH. Confianza.

En algún punto después de leer este texto, imagínense libres, retomen esos sueños que creían perdidos a causa del diagnóstico, mírense de nuevo sin miedo, sin incomodidad, sin culpas, sin vergüenza.  Retomen sus planes, véanse de nuevo como las personas valiosas que son. Festejemos la vida, festejemos nuestra vida. Y alejemos de una vez por todas la idea del miedo, de tenernos miedo, de temer tener sexo, alejemos la idea del miedo a enamorarnos. Lo merecemos, merecemos tener, todo eso y más. Todo eso y más.

Internacionalista y defensor de derechos humanos. Miembro del Consejo Ciudadano para VIH e ITS de la CDMX y Coordinador de Grupo #VIHveLibre. VIH positivo.

Post Author: anodis